Saltar al contenido

Sillas para Salto

Si quieres comprar una silla de montar para salto a un precio económico sin descuidar la calidad, puedes echar un vistazo a los siguientes modelos:

Disciplina de Salto Hípico

El salto es una de las disciplinas dentro de la hípica más populares y vistosas que de alguna forma vino a convertir la equitación clásica en una modalidad muy espectacular. Aunque no se sabe exactamente cuales son los orígenes del salto ecuestre como deporte, sí se tiene constancia de que este tipo de ejercicios a caballo eran utilizados en las batidas de caza en épocas pasadas, remontándonos incluso al siglo XVIII. La práctica de la caza en recintos cerrados exigía a los caballos tener unas condiciones físicas que les permitiesen galopar y saltar de forma ágil para perseguir a las presas sobrepasando los distintos obstáculos naturales que pudiesen encontrar a su paso. Esto vino a desencadenar una carrera por obtener la mejor raza de caballos enfocándolos a mejorar sus habilidades sobre el terreno.

Este tipo de actividades de caza estaban lejos de ser populares en aquellos momentos, ya que la actividad de la caza se desarrollaba en recintos muy amplios y era disfrutada únicamente por los propios jinetes.

Para salvar esta limitación se comenzaron a desarrollar eventos ecuestres en recintos mucho más acotados que permitiesen ofrecer una exhibición más popular. A partir del siglo XX la mayoría de los concursos hípicos de Gran Bretaña incorporaban la modalidad de salto.

La disciplina de salto hípico consiste en sobrepasar a lomos del caballo una serie de obstáculos de distinto tipo cometiendo el menor número de faltas posible ya sea por derribo o por rehúse y hacerlo en el menor tiempo posible. El jinete tiene además que seguir un itinerario dentro de la pista, guiando al caballo para atacar los distintos saltos en el orden adecuado. En caso de que durante el salto el caballo toque alguna de las barreras, esto tendrá una penalización. Por norma general, el ganador de la competición es el que realiza el recorrido en el menor tiempo y con menos penalizaciones. Existen múltiples categorías teniendo en cuenta el nivel y la edad del jinete.

Por normativa, el deportista debe llevar una vestimenta correcta y por supuesto casco rígido de protección bien abrochado siempre que esté subido al caballo. Así mismo, por seguridad tanto los estribos como las aciones deben colgar libremente del enganche de la silla y no está permitido ningún otro tipo de anclaje del jinete al caballo.

Para dominar la disciplina de salto se necesita mucha técnica y un elevado control del caballo. Además de realizar los saltos en sí mismos, que necesitan su técnica específica dependiendo del tipo de salto, el jinete deberá llevar en todo momento a su caballo controlado. Es por ello que se puede considerar una disciplina que siempre debe comenzar con un buen nivel de doma.

Tipos de saltos

Verticales: Son unos de los saltos más complicados y se realizan a baja velocidad. El caballo necesita aportar mucha energía para poder elevarse lo suficiente para sobrepasarlos son tocar. Todos los elementos del obstáculo, ya sean tablas, muros o barras deben estar colocados en el mismo plano vertical del lado en que el caballo bate.

Fondos: Por norma general están compuestos por dos barras horizontales posicionadas de tal forma que quede un espacio entre ellas. El caballo además de saltar en altura tiene que entrar con la velocidad suficiente para que le permita sobrepasar toda la distancia entre barras y no tocar ninguna de ellas. En este tipo de obstáculos es obligatorio el uso de los soportes de seguridad homologados.

Combinados: Son agrupaciones de obstáculos que deben saltarse de forma sucesiva. Pueden ser dobles o triples y deben estar separados entre sí entre 7 y 12 metros. La triple barra solo está permitida como primer obstáculo.

Rías: Este tipo de obstáculos son zonas de más de 2 metros de agua que se encuentra al nivel del terreno y que el caballo debe superar completamente para no ser penalizado. Por la parte de entrada del caballo debe existir un seto de unos 40 cm que delimite la zona de agua y marque el punto de inicio del salto para el caballo.

Conceptos básicos en la disciplina de salto a caballos

Es importante antes de afrontar cualquier prueba de salto tener claro el recorrido que se debe seguir y por supuesto ser capaz de guiar al caballo en dicho trazado.

La aproximación al obstáculo debe ser decidida y así lo debe transmitir el jinete al caballo. En todo el recorrido hacia el salto se debe regular la longitud de los trancos, dejando al caballo libertad en el momento más próximo al obstáculo.

En el momento de la batida el jinete debe adelantar su cuerpo transfiriendo el peso a sus rodillas y a la parte interior de las piernas manteniendo los talones hacia abajo. Durante el salto el jinete seguirá los movimientos del caballo, dejándose fluir al tiempo que el caballo realiza la parábola y manteniendo el peso sobre el centro de gravedad en todo momento.

Durante la recepción, las rodillas absorberán la mayor parte del impacto evitando en la medida de lo posible el apoyo brusco sobre la montura, ya que esto puede ocasionar lesiones al caballo.

Bloque para salto a caballo Nedlandic
Barra de obstáculos para diferentes alturas de salto. Utilizando varios módulos se puede conseguir un salto más largo. Está disponible en diez colores diferentes.

Pista para pruebas de salto a caballo

La pista debe estar perfectamente acotada y no permitir la entrada desde el exterior en el momento en que se encuentra otro caballo dentro. La superficie total del área de la pista debe tener como mínimo 4000 m² y su lado más corto debe tener por lo menos 50 metros. Estas dimensiones se reducen si se trata de una pista cubierta.

El recorrido es el trayecto que debe seguir el participante desde que arranca en la línea de salida hasta que cruza la línea de meta. Este trayecto es inspeccionado por el Jurado de Campo antes del comienzo de la competición. Los puntos de paso son marcados con banderines, uno blanco que se dejará a la izquierda y uno rojo a la derecha.

Penalizaciones

Durante la competición el jinete y caballo pueden incurrir en penalizaciones que perjudicarán su marcador a la hora de decidir el ganador del certamen. Las penalizaciones que se pueden cometer son las siguientes:

– Derribo de un obstáculo.

– Desobediencia.

– Fallo de trayectoria de recorrido.

– Caída, ya sea del caballo o del jinete.

– Ayuda externa.

– Sobrepasar el tiempo límite de la prueba.

Protecciones para salto de caballos

Durante la disciplina de salto existe un riesgo eminente para el jinete, pero también para el caballo. Es nuestra responsabilidad proveer al caballo de los medios más adecuados para evitar en la medida de lo posible las lesiones. Las extremidades son una parte muy importante cuando se realizan ejercicios de salto ya que soportan todo el peso del caballo y del jinete, por lo que es muy recomendable utilizar protecciones para las patas.

Se pueden utilizar vendas, que son algo más complicadas de colocar, pero que se ajustan perfectamente a las patas del caballo o protectores de trabajo que para la disciplina de salto suelen ser abiertos. Durante los saltos es posible que se produzca algún error y el caballo termine golpeando el obstáculo con la pata. El protector defiende al caballo contra golpes en las canillas que pueden provocar lesiones en el tendón flexor e incluso daños en el hueso.